Las agencias públicas se incorporan a la Red de Energía de la Junta de Andalucía

23/07/2009

El Consejo de Gobierno ha aprobado la incorporación de las agencias públicas a la Red de Energía de la Junta de Andalucía (REDEJA), proyecto creado en 2007 para impulsar la eficiencia, diversificación y uso de fuentes renovables en los centros de la Administración andaluza. Hasta ahora, sólo se incluían los edificios adscritos a las consejerías y sus delegaciones provinciales.

Además de estas incorporaciones, el Consejo ha aprobado otra modificación del decreto de creación del REDEJA para introducir la obligación de que la Agencia Andaluza de la Energía realice un informe previo a cualquier contratación relacionada con suministros energéticos por parte de los centros adheridos. Este dictamen incluirá recomendaciones sobre los suministradores más adecuados en función de la oferta y de las necesidades de consumo.

La REDEJA, dependiente de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, prevé reducir progresivamente el consumo en un 2% anual hasta 2010, lo que representará un ahorro total de 25.108 toneladas equivalentes de petróleo (el gasto de electricidad de 76.000 personas en un año). Para ello, desarrolla medidas como la mejora de los sistemas de iluminación y climatización; la renovación de instalaciones térmicas, fachadas y acristalamientos, y la instalación de equipos de energía solar y de biomasa.

Asimismo, la Red trabaja para reducir la factura energética, al unificar todos los contratos que tienen suscritos los 4.450 centros de trabajo dependientes de la Junta (sedes administrativas, hospitales y centros de salud, juzgados, centros educativos, residencias de tiempo libre, centros de día...). Su actuación como única interlocutora con las compañías permite optimizar el coste de los suministros, mejorar la calidad de los mismos y reducir su impacto ambiental. Para los próximos cuatro años, las previsiones apuntan a un ahorro de más de 25,7 millones de euros.

Todos los centros que se adhieren a la Red son objeto de un profundo estudio previo a la planificación de las medidas. Asimismo, reciben asesoramiento técnico y sobre el cumplimiento de la nueva normativa energética, especialmente la relativa al Código Técnico de la Edificación, el Certificado Energético de Edificios y la Ley de Fomento de las Energías Renovables y del Ahorro Energético.