Futuro sombrío para los mamíferos del Mediterráneo, según la UICN

16/09/2009

La evaluación más reciente sobre los mamíferos del Mediterráneo indica que uno de cada seis está amenazado de extinción a nivel regional, según la Lista
Roja de la UICN de Especies Amenazadas.

El estudio, que evalúa la situación de 320 mamíferos de la región, con excepción de ballenas y delfines,
estima que el 3% están En peligro crítico de extinción, el 5% En peligro, y el 8% son Vulnerables.
Un 8% más están casi amenazados y 3% están extintos o extintos a nivel regional. Es la primera vez que
se evalúa la situación de todos los mamíferos del Mediterráneo para la Lista Roja de la UICN.
"La amenaza principal es la destrucción de los hábitats, que afecta al 90% de las especies amenazadas," señala Annabelle Cuttelod, de la UICN, coautora del informe. "Se requiere una acción internacional para la protección de las áreas críticas y preservación de hábitats naturales, para garantizar que no perdemos la importante biodiversidad de esta zona."
El estudio muestra que roedores, murciélagos, musarañas, erizos y topos, que constituyen la mayoría de
los mamíferos del Mediterráneo, tienen cada vez más dificultades para sobrevivir a causa de la destrucción y el deterioro de su hábitat por la agricultura, la contaminación, el cambio climático y la urbanización.
Los grandes herbívoros como los ciervos, los carnívoros, y los conejos y liebres están especialmente
amenazados. Ocho especies pertenecientes a estos grupos, entre los que se encuentran el gamo persa
(Dama mesopotamica) y el hipopótamo común (Hippopotamus amphibious), ya se han extinguido en la región mediterránea.
La foca monje del Mediterráneo (Monachus monachus) y el lince ibérico (Lynx pardinus) se hallan ambos en peligro crítico de extinción. El Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN, que tuvo lugar en
Barcelona el pasado octubre, instó a una acción internacional con miras a preservar sus hábitats naturales.
La agricultura afecta al 65% de los mamíferos amenazados, la caza y captura con trampas al 60% y las
especies invasoras al 50%. En total, las poblaciones de más de la cuarta parte (27%) de los mamíferos del
Mediterráneo está en declive, el 31% permanece estable, mientras que para más de un 40% no se
conocen las tendencias poblacionales . Sólo el 3% de las poblaciones aumenta, a menudo gracias a las actividades de conservación, según el estudio.
La biodiversidad de mamíferos es mayor en las zonas montañosas de la región, con concentraciones de
especies amenazadas particularmente altas en las montañas de Turquía, el Levante, y el noroeste de África. Pese a que el Sahara cuenta con una gran riqueza de especies relativamente baja, una gran parte de las especies saharianas están amenazadas.
De las 49 especies de mamíferos amenazadas, 20 son únicas en la región y no se hallan en ninguna otra
parte del mundo, lo que destaca la responsabilidad que tienen los países del Mediterráneo de proteger la totalidad de la población mundial de estas especies.
"Para garantizar la supervivencia de los grandes mamíferos herbívoros y carnívoros en el Mediterráneo
debemos restaurar los hábitats y la cadena alimenticia," dice Helen Temple, coautora del estudio. "Es
preciso fomentar la aceptación de los grandes depredadores por parte de la población, mejorar la gestión
de las áreas protegidas y mejorar la aplicación del cumplimiento de las leyes relativas a la caza."