La Junta aboga por extender la innovación en las PYMES ante situación de crisis

20/11/2008

De izquierda a derecha Felipe Romera, Francisco Vallejo y Joan Bellavista.

La Junta de Andalucía pretende extender la innovación en las pequeñas y medianas empresas (PYMES), con el objetivo de que se produzca un "cambio cultural que haga que tengamos un modelo económico mucho más resistente ante la crisis", que gire en torno al conocimiento y la tecnología como elementos de "fortaleza y competitividad".

Para ello se impulsará la implantación de la innovación no tecnológica, ya que es la que menos inversión requiere y por tanto, "la que mejor se acomoda a la situación actual", según ha afirmad el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, durante la presentación III Congreso de la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA) que se celebra en Málaga.
Este tipo de innovación afecta a los sistemas productivos, a la comercialización -"algo que nuestra empresas necesitan mejorar"-, a la imagen de marca, a cómo entrar en mercados internacionales, y en general, a todo aquello que afecta a cómo vender dentro como fuera del país.
En este sentido, para el próximo año RETA contará con 200 agentes tecnológicos cuyo objetivo será asesorar a compañías en la incorporación de Innovación y Desarrollo (I+D) para que "no llegue solamente a los privilegiados que están en los parques tecnológicos" sino a todas las PYMES andaluzas, ha explicado el consejero.
Según ha asegurado, Andalucía cuenta con un tejido empresarial "potente y fuerte que está aguantando bien la situación de crisis", a excepción de sectores como el de la construcción y sus derivados, y el del automóvil, en los que el consumidor necesita pedir un préstamo para pagar el producto.
La situación del resto de sectores industriales "es muy buena", como es el caso del aeronáutico, el agroindustrial, la biotecnología, las tecnologías de la información, o las energías renovables.
Hasta el momento RETA presta sus servicios a 55.000 empresas andaluzas, de un total de medio millón, y para el próximo año espera llegar a 80.000, un 45 por ciento más que en el presente ejercicio, con el objetivo de se produzca un cambio cultural que haga que tengamos un modelo económico "mucho más resistente".
Uno de los objetivos de RETA es conseguir fondos del Estado para las empresas de los parques tecnológicos, y por segundo año consecutivo Andalucía ha sido la comunidad que más fondos ha obtenido con algo más de 33 millones de euros para invertir en I+D, ha explicado Vallejo.
El consejero ha recordado que gracias al programa NOVAPYME en los últimos dos años se ha conseguido que 33.000 PYMES andaluzas sepan cuáles son las tecnologías de la información que mejor se adaptan a sus necesidades, de las que al menos 13.000 ya las han implantado, lo que las ha convertido en empresas "mucho más dinámicas y ágiles".
Ya no hay empresa que no hable de innovación, pero su prioridad aún no invertir en tecnología sino en aquello que habitualmente se ha hecho como en oficinas más amplias o mejor maquinaria para la producción, ha señalado Vallejo, que ha añadido que el objetivo de la Junta es que hasta la última pequeña empresa de Andalucía tenga oportunidades de tener un asesoramiento en innovación.
RETA es un modelo de gestión del sistema de innovación de Andalucía, donde "no sólo están los parques tecnológicos sino todos aquellos actores que son capaces de trasladar innovación al mundo de la empresa o a cualquier tipo de institución".
Entre los objetivos de la red para el próximo año está la creación de cincuenta nuevas agrupaciones tecnológicas, que se sumarán a las 150 ya existentes actualmente, lo que supone un veinte por ciento más que en 2007.