CITIC se convierte en el representante en Andalucía de la agrupación nacional de ciberseguridad

30/08/2015

El objetivo es promover un clúster andaluz de empresas con el que mejorar la competitividad de las compañías y su internacionalización

El Centro Andaluz de Innovación y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (CITIC) se ha constituido hoy en el representante en Andalucía del Agrupación Empresarial Innovadora Ciberseguridad y Tecnologías Avanzadas (AEI Ciberseguridad) y será el encargado de promover la incorporación al clúster de empresas tecnológicas andaluzas con el fin de consolidar e impulsar este sector, que se encuentra en continuo crecimiento y cambio.

El presidente de la AEI Ciberseguridad, Tomás Castro, y el director gerente de CITIC, Ramón Rivas, han firmado el convenio marco de colaboración entre ambas organizaciones, que venían trabajando estrechamente a lo largo del último año para crear el Capítulo Andaluz de esta agrupación nacional.

En la actualidad “todo está interconectado y cada vez hay una mayor vulnerabilidad que imputa grandes costes a empresas y ciudadanos”, explica Castro, quien recalca la necesidad imperiosa de crecer en este campo y lograr “poner en el mercado medidas, sobre todo si son puestas en marcha por empresas españolas, para conseguir que los ciberataques que tenemos en nuestras empresas, disminuyan”.

“La ciberseguridad comienza a ser una industria”, por lo que el objetivo es que “Andalucía tenga un foco tecnológico en este campo: tenemos capacidades, empresas y universidades”, asegura Rivas. Para ello, se contribuirá “a organizar el sector, a que haya una colaboración efectiva entre empresas, y a ayudarles a crear especialistas, que hoy son muy demandados”, señala Rivas. De hecho, la demanda de este tipo de perfiles crece a un ritmo del 12% anual en España.

La AEI de Ciberseguridad y CITIC trabajarán para crear una agrupación andaluza en la que estén la mayor parte de las empresas del sector. En Andalucía hay más de 1.700 empresas vinculadas a las TIC,  de las cuales se estima que unas 150 están relacionadas con la ciberseguridad. Al igual que en el resto del país, sólo un pequeño porcentaje de ellas se dedican en exclusiva a este campo, sino que por lo general se trata de departamentos específicos dentro de las empresas tecnológicas, lo que complica el mantenerse al día en un área tan cambiante y novedosa.

Así, la agrupación andaluza de ciberseguridad permitirá a las empresas de la comunidad autónoma incrementar su competitividad al mejorar su acceso a la formación y a la financiación de  la I+D+i, además de impulsar su internacionalización. Se ofrecerán servicios en materia de promoción empresarial, de fomento de la innovación y de desarrollo tecnológico, entre otros.

Como Capítulo Andaluz de la AEI, CITIC impulsará estrategias dirigidas a lograr el incremento de la competitividad empresarial en dos ámbitos primordiales: la seguridad de la información y las tecnologías de ciberseguridad. Además, se abordarán otras tecnologías emergentes que están íntimamente relacionadas con la protección de los datos como son el big data, el cloud computing y la movilidad.

Oportunidades

Rivas señaló la oportunidad que existe en el campo de la ciberseguridad, especialmente si se avanza en la cohesión del sector, que todavía hoy está fragmentado y desconectado. Una clave para ello es la investigación, un campo en el que España está por detrás de otros países europeos, según reconoce el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) en el estudio sobre la creación de una Red de Centros de Excelencia.

En este sentido, el Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea cuenta con una partida de 1.400 millones de euros para proyectos relacionados con la seguridad. Por tanto, uno de los objetivos de CITIC será fomentar la cooperación entre compañías y también con entidades de investigación (centros y universidades) para concurrir juntas a proyectos de I+D+i que les permitan crear nuevos servicios y productos.

Situación y amenazas

España, que según el Indice Global de Ciberseguridad se encuentra en el puesto número 9 junto a Dinamarca y Francia, cuenta con una Estrategia Nacional de Ciberseguridad, dirigida a implantar de forma coherente y estructurada acciones de prevención, defensa, detección, respuesta y recuperación frente a las ciberamenazas.

Castro ha explicado que algunas acciones que se padecen en España son globales, como la que tuvo lugar el fin de semana pasado, cuando se produjo un ataque masivo a servidores de grandes empresas proveedores de servicios en la nube, bloqueándolos, y que pudo ser una competición entre hackers. “Al final, el más perjudicado es el usuario final”, que no puede acceder a las páginas que necesita. “O nos ponemos al día, o somos vulnerables”, concluye Castro.

El INCIBE indica que, tan sólo el pasado lunes, en Andalucía se detectaron 4.301 incidentes de ciberseguridad, es decir equipos que han sido comprometidos. En su mayoría pertenecían a ciudadanos y fundamentalmente habían sido infectados por un malware, que puede convertir el ordenador en parte de una red zombie (botnet) desde la que se podrían realizar ciberataques sin que el propietario lo supiera.

Del total de los 4.301 incidentes, más del 23% se concentraron en la provincia de Sevilla (1.006); más del 19%  en la de Málaga (827), mientras que un 16% se detectaron en la provincia de Cádiz (687) y un 12,4% en Granada (534). El resto se distribuye entre las provincias de Huelva, con un 3,9% (168); Jaén con un 9,1% (394) y en Almería con un 7,3% (315).

Castro ha señalado que el número de ciberataques se ha incrementado de forma exponencial en el último año y que su objetivo ha cambiado, pues “antes estaban enfocados a grandes empresas e instituciones mientras que ahora afectan también a las pymes”. En este sentido, ha señalado que una de las últimas tendencias en el cibercrimen es el secuestro de información, que puede llegar al usuario a través de un correo electrónico o una web atractivas y que  contiene un virus que cifra todos los datos del ordenador de la víctima , pidiendo además el pago de rescate por las claves de descifrado.

El Gobierno estima que las empresas españolas pierden, cada año, más de 14.000 millones de euros a causa de los ciberataques. Pese a esto, sólo un 17% de las empresas industriales españolas tiene un plan contrastado y una de cada diez organizaciones sigue sin evaluar sus riesgos informáticos,  indica el Centro de Ciberseguridad Industrial.

En España se gestionaron el pasado año en más de 70.000 incidentes en empresas y administraciones, según el Gobierno. De esta cifra el Instituto Nacional de Ciberseguridad actuó en alrededor de 18.000 incidentes, una cifra que en el primer semestre de 2015 se ha elevado a 23.000.

A nivel mundial se calcula que el cibercrimen genera un movimiento de unos 400.000 millones de dólares, algo que es equiparable al producido por las drogas (el primero supone un 0,8% del PIB mundial frente al 0,9% de las drogas), según un estudio de Intel Security.