El programa andaluz de impulso a emprendedores tecnológicos EBTIC abre una nueva convocatoria de plazas

17/07/2015

Se priman las tecnologías relacionadas con smart cities, salud y envejecimiento activo; Internet y software así como ciberseguridad y movilidad

El programa andaluz de impulso a los emprendedores tecnológicos EBTIC ha abierto una nueva convocatoria de plazas cuyo plazo se prolongará hasta el próximo15 de septiembre, con el fin de facilitar la creación de empresas innovadoras en la comunidad autónoma. A estas se les presta asesoramiento, orientación en la búsqueda de fondos y se pone a su disposición una plataforma de desarrollo y espacio para realizar su trabajo. 

En la actualidad un total de 16 start up andaluzas –ocho de Málaga, dos de Granada, dos de Sevilla, una de Córdoba y tres de Almería-- se benefician de esta iniciativa, de la que además ya han salido nueve empresas para continuar su andadura. EBTIC está expresamente dirigido a aquellas iniciativas que sean TIC e innovadoras, con especial atención a cinco áreas: el desarrollo de las smart cities; Internet y software; las tecnologías relacionadas con la salud y el envejecimiento activo, la ciberseguridad y la movilidad.

“Quien tiene una buena idea debe poder llevarla a la práctica cuanto antes y nosotros ponemos a su alcance instrumentos para ayudarle a crear, consolidar y hacer crecer su empresa”, explica Nuria García, responsable del proyecto.  Aquellos emprendedores que quieran acogerse al programa tan sólo deben entrar en su web y rellenar el formulario de solicitudes (http://ebtic.citic.es/solicitudes).

EBTIC nació en agosto de 2013, promovido por la fundación Centro Andaluz de Innovación y Nuevas Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (CITIC) y con la financiación de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

El programa está dirigido a potenciar las empresas de base tecnológica que se encuentran en tres estadios preliminares: en la etapa semilla, en la que se está probando el concepto de negocio y ni siquiera se ha constituido la empresa; en la inicial, cuando la compañía tiene menos de seis meses y se necesita apoyo para desarrollar el producto y comenzar su comercialización; y por último la primera etapa empresarial, con menos de dos años, en la que el emprendedor necesita ayuda para iniciar la producción comercial y lograr expandir sus ventas para garantizar la viabilidad de la empresa.

Clave, la orientación 

Asesoramiento y orientación, formación y fomento de las redes de contacto, así como las infraestructuras científico-técnicas son los pilares de EBTIC, donde los emprendedores permanecen durante un periodo de un año --prorrogable por otros seis meses más-- en el que cuentan con el respaldo de un equipo multidisciplinar de profesionales de CITIC, el cual trata de dar respuesta a las necesidades particulares de cada iniciativa empresarial.

Así, se les ofrece asesoría tecnológica, apoyo a la hora de realizar el plan de negocios de la empresa y testar su viabilidad económica y técnica. También se les presta asesoría financiera, y se respalda al emprendedor en la búsqueda de fuentes de financiación, para lo que se cuenta con la colaboración de varias redes de Business Angels, y se le facilita información sobre líneas de financiación pública, entre otras cosas. Por último, el programa colabora con diferentes organismos de apoyo a la internacionalización, un aspecto casi imprescindible, dada la globalización de los mercados.

“Aún tenemos espacios para nuevas empresas”, explica García. Una característica innovadora de este programa es que CITIC dispone de una unas infraestructuras científico - técnicas de primer nivel que permiten trabajar a los emprendedores en remoto, de modo que éstos cuenten con el mismo servicio de asesoramiento e infraestructuras virtuales y no tengan que desplazarse, lo que les supone un ahorro de costes y la posibilidad de proyectar el programa en toda la comunidad autónoma.

A través de la ‘nube’ se pueden poner a disposición de las empresas entornos de desarrollo virtuales y herramientas colaborativas para trabajar en red, de forma que sus propios integrantes de una firma o sus colaboradores puedan estar en puntos geográficos distintos, facilitando la incorporación de nuevos talentos con independencia de su ubicación. Además, tienen acceso a espacios en los servidores para poder alojar el desarrollo interno de programas, aplicaciones, etc.

Asimismo, cuentan con instalaciones físicas en la sede de CITIC en Parque Tecnológico de Andalucía en Málaga para acoger a los emprendedores en un área de coworking, dotada con sala de reuniones y videoconferencias.

García señala que la clave de EBTIC es “lograr darle al emprendedor tiempo para que su idea tome cuerpo, madure y sea viable, dejando a un lado los emergentes procesos de “aceleración” y que la empresa tenga una estabilidad en las primeras fases de vida”. Otro beneficio añadido del programa es que “fomenta las sinergias entre sus integrantes, así como la interacción con otras empresas y organismos, mejorando las relaciones empresariales y la calidad de los contactos”.

Por otra parte, el programa dispone de una de e-learning, con cursos de formación online de gestión empresarial o sobre aspectos técnicos. “La formación es esencial a la hora de hacer viable una empresa y nosotros tratamos de complementar los conocimientos que tienen los emprendedores aportándoles aquellos otros elementos básicos que necesitan”, ha señalado la responsable del programa de impulso empresarial.

El impulso de las TIC es una prioridad y un pilar básico en la Estrategia de Especialización Inteligente RIS3 Andalucía, que marcará el futuro de las líneas de desarrollo de la comunidad autónoma hasta el año 2020. En Andalucía, más de 1.500 empresas están vinculadas a las TIC, las cuales dan empleo a 30.000 personas y generando una facturación anual de 4.000 millones de euros, según datos del Gobierno andaluz.