La Oficina Provincial de Inversiones ‘Invest in Málaga’ recibe 250 consultas en su primer año

26/02/2015

La provincia de Málaga recupera el número de autónomos anterior a la crisis con más de 100.000 y aporta la quinta parte del total andaluz

El Estudio Socioeconómico de Trabajadores Autónomos en Málaga 2005-2014, realizado por la empresa Turismo Costa del Sol, revela que la provincia ha recuperado el número de autónomos anterior a 2008, fecha de inicio de la crisis. Actualmente hay más de 100.000 dados de alta en este régimen, lo que representa la cifra más alta de las provincias andaluzas y la quinta parte (20,9%) del total regional.

Así lo ha anunciado hoy el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, en la Oficina Provincial de Apoyo a las Inversiones ‘Invest in Málaga’, impulsada por la institución provincial y participada por la Confederación de Empresarios de Málaga, la Cámara de Comercio, el PTA y la UMA, con la cooperación del Colegio de Economistas tras un reciente acuerdo.

A este encuentro han acudido el presidente de la CEM, Javier González de Lara; el de la Cámara de Comercio, Jerónimo Pérez Casero; el decano de los Economistas, Juan Carlos Robles; el diputado de Presidencia, Carlos Conde; el vicerrector de la UMA José Ángel Narváez, y la directora comercial del PTA, Lourdes Cruz.

‘Invest in Málaga’ tiene como objetivo situar a la provincia como lugar perfecto para visitar, vivir e invertir, y ha recibido en su primer año de funcionamiento 250 consultas de iniciativas empresariales interesadas en hacer negocio al calor de los positivos datos que demuestran la fortaleza de la economía local. Son proyectos que buscan financiación u otros que piden contactos con proveedores y consejos sobre la mejor zona para ubicarse.

El presidente ha explicado que la mejoría económica que provoca que la Oficina de Apoyo a las Inversiones reciba tantas peticiones se sustenta en cifras como el récord en turismo y exportaciones de 2014; el repunte de la venta de viviendas; el liderazgo andaluz en la creación de empresas; y sobre todo la generación de empleo, también líder regional.

Uno de cada cinco autónomos andaluces

Uno de los pilares de la generación de empleo es el de los autónomos, “cuyo trabajo se consolida en la economía malagueña tras la recuperación del número que había antes de la crisis”. Además, es la única provincia andaluza que ha logrado volver a la cifra previa a 2008 (100.000) y aporta el 20% de los autónomos de la comunidad autónoma (480.000).

En términos absolutos, el número de autónomos en la provincia de Málaga se incrementó un 10% entre los años 2005 y 2014, “una realidad coherente con los datos disponibles de afiliación a la Seguridad Social, que también se han incrementado en la provincia”, según el presidente.

Durante los años de la crisis, la provincia de Málaga elevó el peso específico de los autónomos sobre el total de afiliación, lo que revela un incremento del emprendimiento.

En este sentido, los trabajadores autónomos son clave en la generación de empleo por cuanto dan trabajo a su vez a otras personas. En este campo la provincia es también líder en Andalucía y España, pues el 26% de los autónomos malagueños tiene asalariados a su cargo. El porcentaje es superior a las medias regional (25%) y nacional (20%).

Además, en los diez años que analiza este estudio, el porcentaje de autónomos con asalariados subió en la provincia, mientras que descendió en Andalucía y España.

Más mujeres que en Andalucía y España

En cuanto a los datos concretos de la masa laboral autónoma en la provincia, priman los hombres (65%) sobre las mujeres (35%). Sin embargo, la cuota femenina ha subido cinco puntos porcentuales en el plazo analizado por el estudio y se encuentra también por encima del promedio autonómico y estatal.

Asimismo, ocho de cada diez autónomos malagueños (un 83%, 52.000 personas) se dedican al sector servicios, principal sector productivo local. El 8,8% enfoca su actividad a la construcción, que comienza a repuntar con un 11% de incremento en la venta de viviendas en el último año; y la industria (3,8%) y la agricultura (4,1%) se reparten el resto.

Destaca el hecho de que el 15% de estos trabajadores son extranjeros (unos 10.500) y son casi la mitad de los autónomos foráneos que desarrollan su actividad en Andalucía. En relación a las franjas de edad, la mayoría de los autónomos malagueños están entre los 40 y los 54 años (44,5%), mientras que entre los 25 y los 39 se sitúa el 32%.

Por último, la gran mayoría de los autónomos de la provincia (89%) cotiza en la base mínima, aunque los que lo hacen en la máxima (equivalente a tres veces la base mínima) se han mantenido en los peores años de la crisis económica; y los que más han crecido han sido los que cotizan en el tramo de entre 2 y 3 veces la base mínima.